5-Una limpieza de cara (2 semanas antes). Es un paso fundamental para facilitar la penetración de los productos además de ser imprescindible para que el maquillaje quede perfecto. Me habían hablado de Gracia de la Maza que es como una especie de coach de la piel y me lo hice con ella.

Lo mejor: Gracia te propone un tratamiento específico a raíz de la limpieza con luz pulsada y se preocupa especialmente de que todo quede perfecto y no te quede ninguna marca. También el precio es muy ajustado y hace las cejas fenomenal.

Lo peor: está en Boadilla del Monte, un poco lejos para algunos. ”

 

Ver más en Casilda se casa – Vogue